Search
  • Ada Torres-Toro

El frustrante analfabetismo del siglo 21

Updated: May 20


Hace algún tiempo, creamos todo un complejo andamiaje de comunicaciones para una entidad que incluía una conferencia de prensa con funcionarios del Gobierno (esto solamente, sin entrar en nada más, es tan engorroso con cualquier administración, que no hay dinero que lo pague), innumerables piezas gráficas, un análisis de todos los problemas (desde diseño hasta ausencia de SEO) de su página web, toda una estrategia y ejecución de redes sociales (la parte más detestable de este trabajo, ya que hay que re-aprender casi todo cada par de meses cuando nos cambian o hacen más complejas las reglas de juego para cuentas de negocios profesionales, que no, no son lo mismo que una cuenta personal), manejo de prensa, estrategia de manejo de una mega crisis y hasta indicarles que si no programaban en Google Maps su dirección correctamente, nadie iba a llegar al evento. Toda la infraestructura digital y de estrategia de esta empresa fue revisada y asesorada. El proyecto tomó más de un año. Se terminó el evento y las páginas de prensa se llenaron de cobertura. Todo el mundo celebró.


Pero el cuento no termina ahí. La próxima vez que una compañera de trabajo habló con la clienta, tuvo que recibir el baño de agua fría del siguiente comentario iletrado: “Admito que no conozco mucho de tu campo, pero no veo el valor ni lo que ustedes hacen en concreto”. Al día de hoy no le puedo recordar el episodio a mi compañera, porque el coraje y la frustración la arropan nuevamente.


Todas las agencias publicitarias del mundo se dan contra la pared a diario con el escollo más frustrante y difícil de nuestra gesta: el analfabetismo digital y tecnológico. Para no irme por las ramas, le explico: si usted es un empresario/a o dirige cualquier tipo de entidad que se beneficie de la visibilidad pública, y no conoce lo más básico de cómo funciona el mundo digital y tecnológico en el siglo 21, ello es el equivalente a no saber leer o escribir en el siglo 20. Es tan grave el problema que tiene hasta nombre: analfabetismo tecnológico.


Cualquiera puede ser un analfabeta digital/tecnológico, no importa la edad, poder adquisitivo o nivel educativo. De hecho, un porcentaje robusto de los que he tenido que interactuar, son CEO’s de firmas muy influyentes. No manejar la tecnología o desconocer los aspectos fundamentales que impactan a su empresa o entidad, se convierte en una peligrosa desventaja a la hora de crecer, hacerse competitivo, estudiar, trabajar o desenvolverse en cualquier aspecto de la vida.


No se debe confundir analfabetismo tecnológico con el desconocimiento de algún proceso puntual; esto último se resuelve fácilmente. En cambio, el analfabetismo se relaciona con la incomprensión de las ventajas y funcionalidades de las nuevas tecnologías. Imagine si cuando comenzamos a usar el prefijo 787 (recuerdo las mil campañas de educación) usted no se educara y no aprendiera a marcar los diez dígitos. Sencillamente se hubiera desconectado telefónicamente del mundo. Esto es lo mismo.


Tomemos por ejemplo esta oración: “Es necesario hacer una investigación de mercado y competencia para trabajar su SEO y el SMO, e indexar su página de web cuyo diseño y legibilidad que debe ser óptimo desde el celular, ya que la mayor parte de las personas consume su data de ahí”. Si no entendió este mensaje, es recomendable que haga lo necesario para entenderlo, particularmente, pero no limitado, al caso de las Pymes.

Por cada dólar publicitario (bien) invertido, su negocio genera 2.12 de retorno

Por otro lado, intentar solucionar este prevalente problema adquiriendo o utilizando tecnología sin ninguna estructura, estrategia u orden, o sin saber cómo hacerla útil para optimizar su negocio, solo producirá un esfuerzo desintegrado y abocado al fracaso. El medio digital de negocios News is my Business publicó recientemente que por cada dólar publicitario (bien) invertido, su negocio genera 2.12 de retorno. Pero eso no es automático. Si no hay una estrategia detrás que usted facilite y apoye, es como echar agua en una canasta.


El trabajo de la publicidad se ha transformado drásticamente en los últimos años y los clientes deben evolucionar también: Aquellos educados o dispuestos a aprender sobre los procesos complejos que conlleva crear una identidad y marca digital tendrán resultados muy superiores, porque podrán entender cómo usar todas estas herramientas y comunicarse con los profesionales que están diseñando la estrategia para usted.


Puede que usted no sea un CPA, pero cuando se reúne con su contable, sin duda se ocupa de entender lo que le dice, porque impacta su bolsillo. Su agencia de publicidad es exactamente igual.


602 views0 comments

Recent Posts

See All